Habitos que hace mal a tu carro

 

 

Conducimos con un sinfín de malos hábitos que acaban por dañar el carro. Arreglarlo supone dinero, pero modificar estas conductas es totalmente gratis.

Algo que parece inofensivo puede convertirse, con el paso del tiempo, en un verdadero problema. Aquí te regalamos unos tips para que tu auto dure más.

 

1. Retrasar el mantenimiento

El mantenimiento oportuno de tu carro, garantiza la durabilidad de tu motor. El mantenimiento regular incluye el cambio de aceite y los filtros, así como los líquidos. Cada fabricante del vehículo especifica una rutina de mantenimiento diferente, que puedes encontrar en el manual del propietario.

 

2. Ignorar las luces de advertencia del tablero

Cuando un testigo se enciende en el tablero de instrumentos, es importante abordar el problema de inmediato. Si no sabes lo que significa la luz, compruebe el manual del propietario o llama a tu mecánico. Algunas luces de advertencia del salpicadero pueden alertarle a algunos problemas muy graves, como una fuga de refrigerante, que pueden hacer que el motor se sobrecaliente. Una reparación preventiva a menudo evita que el problema vaya a mayores.

 

3. Exigirle al máximo a tu motor al encenderlo y dar acelerones.

Es muy importante que el aceite y los componentes de tu motor alcancen la temperatura ideal para poder exigirles, por lo tanto, calienta tu auto en las mañanas y acelera de manera progresiva. Los acelerones por su parte, calientan en exceso el motor y acelera el proceso de deterioro de la transmisión, sistemas de frenos, y otras partes de tu auto que te costarán dinero y tiempo a largo plazo.

 

4. Abusar del embrague o clutch y apoyarse en la palanca de cambios

El embrague funciona por fricción, sufre desgaste cada vez que se pisa. Por eso no hay que apoyar el pie en él sin necesidad (se produce un sobreesfuerzo que afecta al disco y a todas las piezas que actúan sobre él), sobretodo en la luz roja del semáforo, es mejor dejar descansar la trasmisión poniendo en neutra el cambio.Otra mala costumbre es utilizar la palanca de cambios como apoyabrazos. Sin saberlo, estás presionando los mecanismos internos. A largo plazo se generan vibraciones y que el engranaje de las marchas sea impreciso. Ya sabes, usa la palanca solamente para cambiar de marcha… y mejor hazlo con suavidad.

 

5. Conducir con el carro en reserva

Reza un viejo dicho que anda con el olor, pero no es bueno para la bomba de combustible. Este elemento (en automóviles con inyección electrónica) está sumergido en el tanque, por lo que debe haber combustible suficiente para garantizar la lubricación y el enfriamiento de la bomba. Así que procura que el carro no circule en reserva, ya que la bomba puede quedar desprotegida.

0 Comentarios

Escribe tu comentario